Yoga Posparto

El posparto es un periodo largo en el que tu cuerpo se va a cerrar progresivamente y requiere cariño y paciencia. No tengas prisa. Verás cómo el movimiento consciente te ayuda a fortalecer tu cuerpo de dentro hacia afuera.

Durante el primer año de vida mamá y bebé sois una díada inseparable y durante las clases puedes estar acompañada de tu peque mientras conectas contigo. 

¿Cuándo empezar?

Tras el parto, podrías comenzar con esta práctica adaptada después de la cuarentena (6 semanas), que es el tiempo que tarda el útero en volver a su tamaño original. 

Si el nacimiento de tu bebé ha sido por cesárea, podrías comenzar estas clases una vez que obtienes el alta médica por parte de tu obstetra pero con mucha más atención y cuidado.

Clases PresencialesClases online

¿Qué necesitas?

Ropa cómoda para ti, una mantita o muselina para tu bebé y algún juguete que le guste y todo aquello que necesites habitualmente para él (pañales, ropa de cambio,…)

Yoga Mamá y Bebé

Los primeros meses tras el parto el bebé necesita tener a su mamá siempre cerca y suele ser complicado para la madre retomar la actividad física. Las clases de yoga para mamás y bebés te permitirán continuar la práctica de yoga durante el postparto en compañía de tu bebé.

Los movimientos en las clases de yoga mamás y bebés están enfocados en las necesidades corporales de la madre. El bebé te acompaña sobre una mantita extendida en el suelo donde puede explorar su movimiento libre.

Las clases de yoga para mamás y bebés son unas clases diferentes y muy especiales en las que puedes atender a tu bebé siempre que lo necesite. Los bebés nos enseñan a estar presentes momento a momento. El foco de las clases está en acompañar el cuerpo materno hacia el cierre tras el parto: tonificando el abdomen y el suelo pélvico y aprendiendo movimientos que ayudan a aliviar las molestias de espalda, hombros y cuello.

¿Cómo es una clase de yoga para mamás y bebés?

Yoga adaptado

La apertura del posparto requieren adaptaciones de la práctica física de yoga que son específicas para este periodo.

El bebé siempre tiene prioridad

Las necesidades de los bebés no pueden esperar. Atenderle siempre que lo necesita le hará sentir seguro y comenzará a integrar que para mamá practicar yoga es importante y le hace siente mejor.

Consciencia corporal

Mediante asanas y movimiento somático realizamos un profundo trabajo físico que te permite sentir, estirar y fortalecer tu cuerpo así como reeducar tu patrón postural.

Tonifica tu abdomen

Aprendes a tonificar tu musculatura abdominal de adentro hacia afuera de manera segura y asequible.

Suelo pélvico

Reconecta con tu suelo pélvico y aprende a darle el tono adecuado para facilitar su recuperación tras el nacimiento del bebé.

Relajación

Después del movimiento nutritivo de la clase lograrás una relajación más profunda. Exploramos distintas opciones de posturas restaurativas que nos aporten descanso.

Compartir experiencia

Compartimos cómo estamos con otras mamás y nos nutrimos de otras experiencias de maternidad. Además creamos una tribu de apoyo mutuo que nos permite transitar el posparto en buena compañía.

¿Qué beneficios tiene el yoga en el posparto?

Tonifica el cuerpo

Ayudándote a recuperar la forma física tras el parto

Previene y aliviar dolores de espalda

La espalda alta, los hombros y el cuello son las zonas más cargadas en el posparto. Pasas muchas horas con tu bebé en brazos.

Tonifica el abdomen

Fortalecemos el abdomen de dentro hacia afuera de manera progresiva y segura.

Tonifica el suelo pélvico

Aprendes a activar y fortalecer la musculatura profunda del suelo pélvico

Mejora el estado anímico

Realizar ejercicio te dará energía y vitalidad

Favorece el vínculo con tu bebé

Aprendes a convertir tu momento de práctica en un momento de juego y disfrute junto a tu hijo.

Creas comunidad

Conectas con mamás de tu misma zona con las que podrás compartir la crianza. La crianza en compañía es mil veces mejor que en soledad.